La batalla por Monte Cassino

“Fue un acontecimiento  que constituye el orgullo de diversas generaciones de polacos. Se ha convertido en símbolo de los valores más nobles del espíritu polaco y, sobre todo, del coraje y la prontitud para dar la vida “por la libertad nuestra y vuestra”. ¡Qué grande tenía que ser en el corazón de los jóvenes el amor por la patria, para que en tierra extranjera derramasen su sangre con la esperanza de su liberación!”.

Juan Pablo II en el 60 aniversario de la Batalla de Monte Cassino

Nuevo centro polaco en Monte Cassino

Tal vez ya el año que viene quienes visiten el cementerio polaco de Monte Cassino podrán conocer la historia de los soldados que allí lucharon. Los emigrantes polacos en Italia están recogiendo dinero para construir un centro de información.

En el Cementerio Militar Polaco de Monte Cassino descansan más de mil soldados polacos que perecieron en la batalla por el monte en 1944. Fue precisamente el ataque del 2º Cuerpo Polaco, bajo el mando del general Władysław Anders, que después de varios meses de luchas encarnizadas rompió las líneas de defensa nazi y abrió paso al ejército aliado que liberó Roma. Hoy en día, el cementerio es visitado no sólo por polacos, sino por numerosos turistas y peregrinos de Italia y otros países que viajan a los lugares de memoria de sus soldados o al vecino monasterio de los benedictinos.

Sin embargo, la mayoría de los extranjeros o incluso los jóvenes polacos no saben por qué se ubica allí un cementerio militar polaco, por qué motivo aquellos soldados se encontraron en Italia y por qué lucharon por la libertad de ese país. Los visitantes tampoco tienen la posibilidad de conocer mejor la contribución polaca para la victoria en el frente italiano durante la Segunda Guerra Mundial. De ahí surgió la idea de construir un centro que tuviera como objetivo recordar la historia de la batalla y de todo el 2º Cuerpo Polaco, que en las tierras extranjeras luchó por la independencia de su patria.

La creación del centro fue la idea del entonces presidente de la Asociación de Polacos en Italia, veterano del ejército del general Anders, Mieczysław Rasiej. El primer presidente de honor del proyecto fue Ryszard Kaczorowski, el último presidente de la República Polaca en el exilio. Actualmente, la obra está en manos de un comité de varias personas, que cuenta, entre otros, con la participación del Embajador de Polonia en Italia, Wojciech Ponikiewski y algunos militantes de la emigración polaca en Italia.